CARTAS AL EDITOR

CARTAS AL EDITOR

A propósito de casos de fraude en la industria farmacéutica

About fraud cases in the pharmaceutical industry

 

Miguel E. Pinto1,2,a

1 Facultad de Medicina “Alberto Hurtado”, Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima, Perú.

2 Hospital Nacional Cayetano Heredia. Lima, Perú.

a Médico endocrinólogo


Sr. Editor. En julio pasado, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos anunció la mayor multa impuesta a una compañía farmacéutica por un caso de fraude (1). La compañía británica Glaxo Smith Kline (GSK), se declaró culpable de tres cargos delictivos y aceptó pagar una multa de 3000 millones de dólares (1,2). En nuestro país la noticia pasó desapercibida, con alguna breve referencia en algún diario local (3); sin embargo, motivó sendos editoriales en revistas como The New England Journal of Medicine y The Lancet (4,5).

Los cargos aceptados por esta compañía farmacéutica incluyeron la promoción fraudulenta para el uso no aprobado de sus antidepresivos paroxetina (Paxil®) y bupropion (Wellbutrin®), la retención de datos de seguridad de rosiglitazona (Avandia®) (2,5), prácticas ilegales en la venta y promoción de Advair® (fluticasona y salmeterol), aprobada por la Food and Drug Administration (FDA) solo para uso en casos severos de asma, la colaboración para publicar un estudio clínico que sobreestima los beneficios de la paroxetina en niños y la venta sobrevaluada de medicamentos al gobierno federal (1-5) .

 

Llama la atención el riesgo calculado y el daño potencial que estas conductas ilegales de venta y promoción de medicamentos traen consigo. Por ejemplo, mientras que aparecía evidencia de un riesgo incrementado de ideación suicida en adolescentes que recibían antidepresivos, GSK promovía el uso de su paroxetina en menores de 18 años. Asimismo, promocionaba el uso no aprobado del bupropion para la pérdida de peso y la disfunción sexual. El caso de rosiglitazona es aún más preocupante. Esta empresa se declaró culpable de retener y alterar información sobre la seguridad del medicamento. En el año 2010, se restringió el uso de rosiglitazona debido a su asociación con muerte cardiovascular; de esta manera, se retrasó la implementación de nuevas restricciones en su uso, exponiendo a más personas al riesgo de eventos cardiovasculares o muerte.

Se podría asumir que este es un caso aislado, sin embargo, parece ser que el marketing inapropiado, la promoción del uso no aprobado de medicamentos y las gratificaciones son parte del negocio (Tabla 1). Según algunos críticos, ni siquiera las multas millonarias son suficientes para detener estas prácticas. Inclusive, GSK ya fue acusada el año 2004 por cargos similares asociados a Paxil® (paroxetina). Las multas representan una pequeña porción de las ganancias de la industria farmacéutica; así tenemos que para esta compañía farmacéutica, las ventas de paroxetina, bupropion y rosiglitazona durante el período del acuerdo judicial fueron de 27,9 billones de dólares (1). En este escenario, los directivos de estas empresas podrían considerar que estas multas son parte del costo de hacer negocios (1,2).

Pero esta historia tiene otro lado que incluye a los médicos y al personal de salud en general. Ninguna de estas prácticas ilegales e inmorales progresaría sin la complicidad de quien prescribe el medicamento, a sabiendas de su falta de efectividad, su uso no aprobado o en espera de una compensación (viajes, dinero, etc.). Esto nos debería llevar a una profunda reflexión y autocrítica, sobretodo para nuestra realidad, donde la mayoría de pacientes asumen el costo de su tratamiento. Sin embargo, toda reflexión debería ir acompañada de reglamentos que regulen la relación entre los médicos y la industria farmacéutica (auspicios, conflicto de intereses), las prácticas de marketing (autorregulación, códigos de conducta) y la prescripción de medicamentos (medicina basada en la evidencia).

Conflictos de interés: MP es investigador principal en estudios clínicos auspiciados por MSD, Sanofi-Aventis, AstraZeneca, Novartis Biosciences, Roche y Phenomix Corporation; miembro del Advisory Board de Sanofi-Aventis del Perú; conferenciante para Sanofi-Aventis del Perú, Novartis Biosciences y Bristol- Myers Squibb; ha recibido auspicio para asistir a eventos científicos por Sanofi-Aventis del Perú y MSD.

 

Referencias Bibliográficas

1. Thomas K, Schmidt MS. Glaxo Agrees to Pay $3 Billion in Fraud Settlement. The New York Times [Internet]. 2012 July 2 [citado el 10 de julio del 2012]. Disponible en: http://www.nytimes.com/2012/07/03/business/glaxosmithkline-agrees-to-pay-3-billion-in-fraud-settlement.html

2. American prosecutors wring $3 billion from GlaxoSmithKline. The Economist [Internet]. 2012 July 7 [citado el 12 de julio del 2012]. Disponible en: http://www.economist.com/node/21558313

3. Farmacéutica GlaxoSmithKline pagará millonaria multa por fraude. Perú 21 [Internet]. 2012 julio 2. [citado el 2 de julio del 2012] disponible en: http://peru21.pe/2012/07/02/mundo/farmaceutica-glaxosmithkline-pagara-millonaria-multa-fraude-2031358

4. Outterson K. Punishing health care fraud--is the GSK settlement sufficient? N Engl J Med. 2012;367(12):1082-5.

5. Moral decay at GSK reaps record US$3 billion fine. Lancet. 2012;380(9836):2.

 

Correspondencia: Miguel Pinto Valdivia

Dirección: Av. Honorio Delgado 262. Lima 31, Perú.

Teléfono: (511) 481-4496

Correo electrónico: miguelpinto72@yahoo.com

 

Recibido: 23-10-12

Aprobado: 26-12-12

 

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Copyright (c) 2013 Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública


Copyright  2017 Instituto Nacional de Salud. Lima, Perú. Todos los derechos reservados
ISSN electrónica 1726-4642 - ISSN impresa 1726-4634
El contenido de este sitio es para todos los interesados en ciencias de la salud
Licencia de Creative Commons